25 oct. 2015

New Girl - Temporada 4

¡OJO, CON SPOILERS!

New Girl es la serie de absurdez absoluta, así como de los shippeos. Creo que pese haber disfrutado de esta temporada, he ido en ocasiones perdida. No porque no me enterara de lo que estaba sucediendo, sino porque no comprendía ciertas situaciones.

Lo más relevante, es que al comenzar la temporada Nick y Jess dejan de ser novios. Después de la emoción durante capítulos para que estuvieran juntos, después del besaco del 2x15 y después de verlos como pareja… a alguien se le ocurre la nada-maravillosa idea de verlos como “expareja”. Y bueno, deben de haber visto que es lo más raro que le podía haber sucedido a la serie, por lo que en la season finale han dejado caer que ambos siguen sintiendo algo el uno por el otro y que donde hubo, todavía queda.


Pero por partes, Nick y Jess (y Schmidt), son por muchas razones mis personajes favoritos en la serie. Me gustan juntos y me gustan cuando no son pareja. Lo que no he entendido es la forma de lidiar en esta ruptura que han tenido los responsables de la serie y del guion, ya que estos personajes apenas han compartido escenas en toda la temporada. Y eso es raro.

Claro que también es raro que después de la ruptura sigan viviendo en la misma casa, vean a las nuevas parejas/ligues de sus ex... Amigos que se enamoran y luego se separan hay en muchas series, como en HIMYM (Robin con Ted y Barney). Pero hasta en esa serie, sabían darle un toque más real al asunto. No digo con eso que New Girl sea un drama, pero Nick y Jess han pasado de estar enamoradísimos, a romper por una tontería, no aparecer juntos en pantalla con normalidad y ahora parece que siguen sintiendo algo.

Es una historia que sin duda los responsables alargarán todo lo que puedan. La pareja con la que ya parece que se han decidido a ir en serio es Schmidt y Cece. Con ellos creo que todo ha sido más natural: se enrollan, salen, lo dejan, él siente algo pero ella ya tiene pareja y viceversa. Hasta que finalmente ha pasado lo inevitable: los sentimientos entre ambos no han llegado nunca a desaparecer y Schmidt al enterarse de que Cece está enamorado de él, le pide que se casen.

¿Puede ser esto mejor? Sí. Y es que le pide matrimonio justo en el mismo lugar donde al poco de conocerla, él predijo que se casarían. Además, el resto de la pandilla está escuchando el momento.

Sobre Winston y Coach, bueno, el primero ha centrado gran parte de la trama en su trabajo como policía, algún ligue tonto y su gato. Y el segundo más de lo mismo: trabajo y ligues. Mientras que uno permanece en la serie, el otro se vuelve a marchar, aunque espero que siga apareciendo esporádicamente.


Y así, por comentar en última instancia lo peor de lejos de toda la temporada: el cambio de cabecera. ¿En serio era necesario? Vale que Coach y Cece no salían, pero… ¿ese montaje hecho con el Paint, really? Todavía me sangran los ojos. A ver con qué nos deleitan en la siguiente próximamente…

Y vosotros, ¿Qué os ha parecido esta temporada? 
¿Os ha gustado? ¡Os leo!

5 comentarios:

  1. Hola! ^^
    A mí en términos generales me gustó la temporada. Tengo ganas de que empiece la nueva, y ver si vuelve a surgir algo entre Jess y Nick. Creo que funcionan mejor como pareja, pero estén juntos o no, para mí lo más importante de esta serie es el humor.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Yo vi las dos primeras temporadas (ESE BESO FUE LO MEJOR), y me gustaría retomarla un día de estos, a ver si me animo!

    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Holaaa! Esta temporada me encantó y el final fue lo mejor jajaja
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. A mí la cuarta temporada me gustó muchísimo más que la tercera, ya que fue la más graciosa y creo que hicieron un gran trabajo con Cece y Schmidt. Han estado monos, no se ha hecho pesado y nos dieron un estupendo final de temporada.

    Sin embargo, la forma en la que han tratado la relación de Jess y Nick es para pegarles. Fueron a lo más fácil, que era mantenerlos separados el 90% de la temporada para evitar afrontar el asunto de esa ruptura que se sacaron de la manga y que ni prepararon. No sé, en HIMYM y Friends sí que iban preparando el terreno con ciertos problemas (lo distintos que eran Robin y Ted por un lado, la inseguridad de Ross con respecto a la nueva situación de Rachel en el segundo), pero aquí pasaron de prepararlo y de lidiar con la ruptura. Es que ni salto temporal, ni los episodios de cortesía para que lo asumieran, nada, los tenían separados y en casos puntuales coincidían y dejaban claro que estaban hechos el uno para el otro (tanto en el navideño como en el que van a casa de la madre de Jess se demuestra que Nick es quien mejor la entiende). Fatal, vamos.

    Eso sí, en el final de temporada estuvieron monísimos y, encima, pudimos ver a Julian Morris tan guapo como siempre *0*

    ResponderEliminar
  5. Sinceramente esta temporada me la vi por inercia porque no me gustó nada. Creo que ha perdido la gracia que tenía antes.
    De todas formas seguiré viéndola

    ResponderEliminar

Muchas gracias por vuestros comentarios en cada entrada, siempre es un placer conocer vuestras opiniones y debatir.