8 jun. 2015

Viaje exprés a la Feria del libro de Madrid 2015

El fin de semana pasado tuve la oportunidad de pasar un día entero en la Feria del libro de Madrid. Fui en un viaje exprés con unas amigas a disfrutar del ambiente literario que se respira en El Retiro en esta época.

A sabiendas de que se estaba celebrando la Blogger Lit Con ese mismo día, fui equipada con identificación por si podía acercarme en algún momento. No obstante, como no había quedado o hablado con ningún bloggero antes, me dio bastante palo y no me terminé acercando. T_T (el próximo año, sin falta, I promise :D, que ahora no hago más que ver fotos y me arrepiento bastante de que mi "yo del pasado" no se pasara por el evento).


El día aventurero por la Feria fue de lo más completo, de principio a fin. Salimos bien temprano de Valencia, con mucha energía y planeando futuras maldades happys, mientras desayunaba por primera vez :D. Por momentos dudábamos de si íbamos en el AVE o en una atracción de feria, porque hay que ver los meneítos que nos daba la alta velocidad. Hubo un momento de tensión/cachondeo total cuando el conductor dijo: “Tripulación, comenzamos procedimiento”. WTF, ¿Íbamos a despegar? Así estábamos, sin poder dormirnos de la emoción. Mis continuados bostezos le hicieron pensar a mi compi de asiento que quizás quería dormir… yo me sentí fatal, pero es que el AVE me estaba dando ya por saco con tanto vaivén, así que cerré los ojos y cuando desperté…

Estábamos en Madrid. Ya la llegada en sí a la estación fue épica, puesto que íbamos avanzando por las rampas mientras nos observaban Jack Shepard, John Locke, Jesse Pinkman entre otras celebridades seriéfilas. 

Momento remember del día

La subida al retiro la hicimos por una cuesta muy cuqui-empinada, donde había puestecillos con librerías de viejo. Hay que decir que… telita con la cuesta -pero de eso nos dimos cuenta al regresar, cuando un skater con muy poquita gracia casi se descalabra-. Algunas cayeron en la tentación de comprar ya su primera adquisición del día. Yo mientras tanto saqué mi segundo desayuno de la mochila (aka, el bolso de Hermione).

El calor ya apretaba y eran apenas las 10 de la mañana. La feria del libro estaba cerrada, pero paseando pudimos localizar las casetas que nos interesaban (con el misterio del salto de espacio-tiempo entre la 200 y pico y la 300), los bankiabuses, sitios de comer o los aseos. Habíamos llegado tan pronto que me dio tiempo a ponerme crema para el sol en mis heridas varicelosas. Se iba acercando el momento de la apertura, hacía más calor, comenzaron las firmas y los paseos (intentando que fueran por la sombra).

Durante esa mañana, conseguí la firma de las 4 autoras de Plataforma Neo. Corazón de mariposa ya lo tenía, pero quería comprarme el resto, así que esta era la oportunidad perfecta para adquirirlas y tenerlas firmadas. Debí de ser de las primeras a las que Clara Cortés y Alba Quintás firmaron, porque luego las colas eran TREMENDAS. Bravo por ellas y por toda la gente esperando bajo el sol. Para Laia Soler y Andrea Tomé sí que nos tocó hacer cola (muchas gracias a mi amigas por acompañarme en ese caluroso momento, con paraguas y abanico color PP incluido). Este fue el resultado:




Visitamos muchas otras casetas, por ejemplo me compré El hombrecito vestido de gris de Fernando Alonso (el piloto no ¬¬, el escritor), editado por Kalandraka, porque la edición es simplemente genial y la historia lo merece. La pena es que el autor no firmaba ese día, pero no importa. Y, ¿Qué me decís de la bolsa? Es… LA BOLSA, así en mayúsculas. Después de tal alegría, solo podía celebrarlo sacando mi tercer desayuno.




Estuvimos por otras casetas, como la de Las Rayadas o Superbritánico. Gente simpatiquísima que es capaz de atender a la gente de una manera muy agradable y divertida.

Había que ir a comer y como somos gente valiente y teníamos mucho hype en el cuerpo con un sitio que nos había recomendado una de las amigas, nos fuimos caminando en busca de algo que llevarnos al cuerpo. Valió la pena la caminata. Tenéis que imaginarnos a todas, cargadas cual concursantes de Pekin Express pateando Madrid bajo el sol. Y es que teníamos recompensa final: 


La vuelta al retiro se hizo mucho más llevadera, con parada para repostar en boxes: un frapuccino con crema y vainilla. De nuevo en el parque, solo quedaba meterse bajo una fuente, refrescarse y sentarse en el césped a charrar y disfrutar. Ahí saqué la primera y la segunda merienda de la mochila. Mochila donde llevaba ya 5-6 libros, la gorra (cual rap incluido), el abanico, 2 botellas de agua, móvil, monedero, el pañuelo, el jersey finito para soportar las temperaturas polares del AVE… chúpate esa Hermione.


Mis amigas consiguieron un par de firmas interesantes que andaban buscando, pero lo mío fue un epic fail en toda regla. Vi de pasada a Salvador Larroca, y en lugar de acercarme con los comics de Darth Vader pensé “luego”. Luego... ya se había ido :’D. Luego, quería hacerme con dos de las novelas de Carlos García Miranda, pero no pudo ser. Tras 30 minutos de reloj esperando en la cola, el autor, solo había atendido a 4 personas (y todavía quedaban otras 4 por delante). Está genial que le se preocupe en conocer a sus lectores, que hable con ellos, se interese en establecer contacto y les escriba una dedicatoria estupenda pero… creo que hay situaciones en las que se puede profundizar más y otras en las que no. Por mi parte, me acabé yendo por dos motivos: estaba cansada de esperar y no quería ir luego corriendo al tren.

Foto de @bpsoria
De vuelta a casa, tuvimos el placer de compartir viaje con "Señoras que se comunican de una parte a otra del vagón a grito pelao". No pudimos descansar con los gritos de “¿¿¿¿Pili, quieres fartons???”. También estaba la otra versión: "¡¡¡chocolate, tengo chocolate!!" o "EMPERADORRRRR". Y como no, de comprobar el cada “x” minutos como iba el Barça-Juventus (es lo malo de que se junten tantas cosas molonas el mismo día).

Un día completísimo, espectacular y especial. 

¿Qué tal lo pasásteis vosotros? ¡Contadme!



3 comentarios:

  1. Aixx que envidia yo me quedare con las ganas de ir a Madrid un año !!

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Yo quiero volver otro día porque el día que fuí era una locura la cantidad de gente que había... Ahora, hambre no pasate, ¿no? ;) Me alegro de que lo pasaras bien.

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Jooo que envidia!!! Ojalá viviera más cerca de Madrid para poder pasarme por su feria del libro!! Me gustán tus adquisiciones de Plataforma Neo. Yo me he propuesto dejar de comprar libros hasta que no baje mi lista de pendientes, que no sé cómo pero ya va por los 70..... (siento vergüenza ajena)

    ResponderEliminar

Muchas gracias por vuestros comentarios en cada entrada, siempre es un placer conocer vuestras opiniones y debatir.